Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
     
19. septiembre, 2014Año Jubilar, Noticias Un comentario

A iniciativa de la Comisión Jubilar, al igual que semanas anteriores se abrían las ermitas para vivir de cerca nuestra historia y cultura religiosa, el  pasado sábado  13 de septiembre nos adentramos en el corazón del Templo Parroquial que pocos conocen y tan fascinante resulta.  Pintura, arte, música, obras, conocimiento, nos abría la mente y nos animaba a seguir trabajando para cuidar y dar a conocer el patrimonio religioso de Herencia, base y fundamento de su ser.

Dado el interés despertado y la buena respuesta encontrada a esta iniciativa cultural-religiosa, la Comisión Jubilar tuvo que acotar el número de personas en cada grupo con una inscripción previa. A pesar de esto, 140 hicieron el recorrido por el Templo. La primera visita guiada comenzó a las 11 y media de la mañana y la segunda a las 10 de la noche. Los historiadores Enrique Rodriguez de Tembleque y Claro Manuel Fernández-Caballero junto al sacerdote Oscar Casas acompañaron a los grupos en sus recorridos que duro algo más de dos horas.

Gracias a esta visita guiada a la Iglesia Parroquial se pudo descubrir la importancia histórica que tiene la iglesia de Herencia y los rincones que suelen pasar desapercibidos para la mayor parte de la población: sus signos en la piedras de sillería, las escrituras grabadas en las piedras que indican los 113 años que duró la construcción del Templo Parroquial; los retablos barrocos, sus detalles, la obra maestra de Zacarías Gonzalez Velázquez “Inmaculada Concepción” del Altar o la obra de Lucas Jordan en sus “Tres Generaciones”  fueron algunos de las obras que se explicaron en la parte baja del Templo.

Don Oscar contó el momento en que se encuentra el Órgano Barroco parroquial y explicó todo el trabajo de restauración que se está llevando a cabo.

Impresionó gratamente a los visitantes la bóveda yel resultado final después de la restauración del año 2009.  Y por último, lse subió al campanario donde se pudo observar lo sobrio de la construcción del edificio y el acceso a varios rincones.

Una buena experiencia de la que salieron los grupos muy contentos, y que sin duda se volverá a repetir ya que un buen número de personas no pudieron hacerlo este día.

Comentarios
Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario