La parroquia de la Inmaculada Concepción acogió en la noche del 6 al 7 de septiembre  la tradicional Vigilia de Espigas que anualmente celebra la Adoración Nocturna en alguna localidad de la diócesis. Este acto eucarístico tiene su origen en la acción de gracias a Dios por las cosechas que se recogen por estas fechas en el campo, y se hace extensiva a todos los frutos del trabajo del hombre a lo largo del año. Asimismo era  una ocasión para dar a conocer la espiritualidad de la Adoración Nocturna a los habitantes de los pueblos donde se celebra anualmente.

En torno a las ochos menos cuarto, desde la ermita de La Labradora (asunción de Ntra. Sra.), comenzó la procesión de las banderas por las calles del pueblo, tanto de la Adoración Nocturna Española como de la Adoración Nocturna Femenina Española, procedentes de diversos pueblos de la provincia y otros de la Diócesis de Toledo.

La Vigilia estuvo presidida por el Obispo Prior Don Antonio Algora Hernando, que en su homilía se refirió a la fiesta que celebrábamos recordando el amor de Dios a los hombres, reflejado en la muerte de su Hijo Jesucristo en la cruz, signo de amor y de paz. De la corrección fraterna y la ayuda que nos debemos prestar unos a otros para cambiar y seguir creciendo, terminó su homilía haciendo referencia al Año Jubilar que estamos viviendo y a su significado principal; la misericordia de Dios en nuestras vidas. Después de la misa se realizó la procesión eucarística por algunas calles herencianas y se concluyó con la Vigilia de adoración hasta las once y media de la noche. Al final, las Juntas locales de la Adoración Nocturna, obsequiaron a los asistentes con una chocolatada y dulces  en el patio de la Casa de las Montonas

Al acto asistieron el consiliario de la Adoración de la Adoración  Nocturna, Don Isidro Martín–Consuegra, el párroco de Herencia y arcipreste de Mancha Norte,  Julián Martín Martín, el padre comendador  mercedario Gonzalo Ruiz y  el vicario parroquial, Oscar Casas que se unió en la procesión solemne. Asimismo participaron miembros de las directivas de ANE y ANFE con sus presidentes y un numerosísimo grupo de fieles herencianos que llenaron el Templo Parroquial con su presencia y las calles por donde fue trasladado el Santísimo bajo palio. El alcalde de la localidad D. Jesús Fernández Almoguera  y Gema María, teniente alcalde participaron en estos actos actos.

Además de la procesión y santa eucaristía, un momento emotivo fue el de la bendición de los campos que se realizó en la Calle de San Isidro que sus vecinos se esforzaron en adecentar y preparar  bellamente el lugar. El Sr. Obispo, con el Santísimo entre sus manos y en profundo silencio orante, bendijo los campos y a todos los allí presentes.

La Adoración Nocturna de Herencia agradece la colaboración de todas las personas que han hecho posible este bello evento, en el marco jubilar, de la Vigilia de Espigas. A las personas que “vistieron” sus fachadas y ventanas para recibir al Señor, a los que han entregado donativos para sufragar los gastos, a las familias y vecinos que colocaron los altares para trasladar al Señor, y todos los que de un modo u otro os habéis sentido participes en esta acción de gracias al Señor eucarístico.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario