26. abril, 2020Noticias Sin comentarios

El 15 de marzo,  el presidente del gobierno aparece en los medios de comunicación para declarar el estado de alarma para toda España y el hacinamiento de la población. Este mismo día, después de la declaración institucional del Presidente, nuestro Obispo se puso en contacto con los sacerdotes para indicarles que  quedaban suspendidas todas las celebraciones públicas de la Eucaristía con participación de los fieles, también la dominical, en todas las iglesias de nuestra diócesis. Invitaba a todos a que se siguiera la celebración de la Misa por radio, televisión o internet. Con tal fin, pedía a todos los que poseyeran en nuestra diócesis canales de televisión y emisoras de radio locales, que prestaran el servicio de retrasmitir la santa Misa con el fin de que todos los fieles cristianos pudieran fortalecer sus vidas con la escucha de la Palabra de Dios y la comunión espiritual con el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Desde este momento las exequias se celebran con un responso breve en el tanatorio o en el cementerio, siempre que se observaran las medidas sanitarias. Los funerales se posponen hasta que pase esta situación de emergencia. También se han de posponer los demás sacramentos comunitarios para celebrarlos más adelante.              

En este comunicado también informó de la suspensión de las procesiones de Semana Santa en toda la diócesis de Ciudad Real, e invitó a los cristianos a que intensificaran la oración individual y familiar, pidiendo a Dios especialmente por los enfermos, sus familiares, los profesionales sanitarios y por  cada uno de nosotros. Aunque esta noticia era esperada, causo un gran malestar en las hermandades que durante todo el año estuvieron preparando estos días santos.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario