26. abril, 2020Noticias Sin comentarios

Del 10 al 19 de marzo estaba previsto celebrar las novenas y fiesta en honor al patriarca San José, en el marco del centenario de la hermandad que este año están celebrando. Además este año, por primera vez, las misas de la Parroquia se suspendieron para hacernos más presentes entorno a San José, tan querido en el pueblo: de hecho los primeros días que se celebraron en la ermita, fue un auténtico éxito de asistencia y participación. Sin embargo, las novenas de este año pasaran a la historia por haber sido afectada considerablemente por la prevención dispuesta ante el Coronavirus. El jueves de la novena se invitaba, a través de un comunicado del obispo don Gerardo, a ser prudentes a la hora de besar a las imágenes, en el gesto de la paz, y en el momento de la comunión. Por este motivo, no se abrió la puerta del camarín para poder subir a venerar a San José. Este mismo jueves los obispos de la Archidiócesis de Toledo hicieron  pública una nota donde se mandaba suspender todas las catequesis, reuniones, y actividades formativas en la Parroquia y volvía  a avisar de que entre las personas que asistieran a los actos debería de haber un espacio suficiente para que el virus no los alcanzara. También a nivel civil se ordenó que no se pudieran reunir más de un cierto número de personas, unas trescientas, en cualquier evento. Por lo que la hermandad de San José decidió terminar las novenas en el Templo Parroquial, allí  y a través de la radio parroquial se pudo acompañar el paso de las novenas y el día de su función.  Desde entonces la imagen de San José ha estado custodiada en el Templo Parroquial.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario