5. noviembre, 2020Noticias Sin comentarios

La catequesis parroquial prepara su vuelta a las parroquias tras “quedarse en casa” desde el mes de marzo pasado. En este novedoso escenario, marcado por el COVID-19, el mes de septiembre se convierte en clave para el arranque exitoso en octubre de este nuevo curso catequético que es del todo inusual, y que prevé una cierta provisionalidad en todo lo que está  preparando.

Por esta razón, y quizás más que nunca, conviene no dejar a la improvisación los preparativos para el nuevo curso. Toca a las catequistas y sacerdotes, junto con toda la comunidad cristiana, sumar los esfuerzos para preparar con esmero esta vuelta a la catequesis en la nueva normalidad que se ve amenazada por los rebrotes que se están dando en nuestro pueblo, en la comarca y en toda España.

Con el fin de ayudar a esta preparación os ofrecemos a continuación algunos puntos y orientaciones útiles para este momento que estamos viviendo y que serán obligatorio para todos los niños y catequistas. Ante la actual situación y en vistas a la puesta en marcha de esta “nueva catequesis”, los preparativos más inmediatos que se plantean son los siguientes:

  1. Programar y realizar las reuniones de inicio de curso oportunas con padres para explicar la nueva situación y cómo se va a desarrollar la catequesis. Las reuniones serán en la semana del 12 al 18 de octubre, según los cursos y los colegios. Las reuniones serán en el salón parroquial de la Calle Iglesia.
  2. Buscar y formar nuevos catequistas parroquiales. Así se podrá asegurar que el desdoblamiento de secciones de catequesis para hacer grupos burbujas de 5 0 6 chicos y en dos horarios consecutivos y en la casa parroquial pasando y saliendo por sus tres puertas de acceso y si fuera necesario se utilizaría el antiguo colegio Carrasco Alcalde.
  3. Preparar adecuadamente la inscripción a la catequesis.Se usará ello una un formulario online adecuado, atendiendo especialmente a cumplimentar los datos relativos al correo electrónico y al número de teléfono móvil y whatsapp, así como aquellos concernientes a las redes sociales de los padres o tutores  asegurándose de pedir los debidos permisos para poder emplearlos. De esta manera se podrán asegurar el contacto y la comunicación permanente entre la parroquia y las casas, así como el envío y la recepción de los materiales catequéticos adecuados en caso de necesitarlo.
  4. Distribuir adecuadamente los catecismos de la Conferencia Episcopal Española y el resto de materiales catequéticos a los padres para que puedan emplearlos en las sesiones familiares de catequesis y, sobre todo, en el caso de un nuevo confinamiento.
  5. Organizar y distribuir cuidadosamente los grupos y secciones de la catequesis, disponiendo nuevos espacios y preparando aquellos ya existentes según las usuales y específicas normas sanitarias.
  6. Programar detenidamente la catequesis y el calendario de asistencias de los diversos grupos a la Eucaristía parroquial y a otras celebraciones. Calendarizartambién al inicio de curso las fechas de celebración de los sacramentos de los niños de catequesis, sabiendo que esta programación siempre se encuentra sujeta a variaciones según las circunstancias.
  7. Distribución de los niños en grupos pequeños, en dependencias donde puedan guardar la distancia de metro y medio entre ellos. Cada niño usará su mochila en la que traerá su catecismo, cuaderno, lapicero y colores. Estos materiales no se pondrá dejar a nadie, esto no significa ser egoísta, sino evitar la posibilidad de la transmisión del contagio.
  8. Medidas de seguridad en la hora de entrada y de salida de la catequesis. Para ello se creara un arco de horario de catequesis de dos turnos en el mismo curso para poder asegurar que no se den aglomeraciones de niños y padres a la hora de entrar en catequesis y salir de ella. Las sesiones serán siempre de 45 minutos, por lo que se pide mucha puntualidad, a la hora de entrar y de salir. Cada familia sabrá la hora exacta y el lugar concreto donde su hijo recibirá la catequesis parroquial, necesaria y obligada para acceder a los sacramentos, y las puertas por donde entraran y saldrán para no juntarse muchas personas en el mismo punto. Los asientos de la sala se desinfectaran al terminar la catequesis y las salas se airearan como determina sanidad.
  9. Protocolo de seguridad en todo momento. Los padres tomaran la temperatura a su hijo, en casa, antes de ir a catequesis, y si tuviera algún síntoma febril o de tos, avisara a su catequista y no acudirá a catequesis. Si esto no ocurriera, irá a catequesis con su mascarilla higiénica y una de repuesto en su mochila. Una vez en catequesis  se desinfectara las manos y los zapatos. Cuando una catequista deba faltar a una sesión, avisará previamente a su grupo de niños para que ese día no vengan; en su lugar se enviará a los padres de ese grupo  la catequesis de ese día para que se pueda impartir en casa. Tampoco se podrá comer ni masticar chicle en la sesión de catequesis. Los chicos que tengan ya un móvil, evitará traerlo a catequesis, si acaso lo hiciera, se le recogerá y se pondría en una cesta de donde, acabada la catequesis, y después de desinféctalo se devolverá a su dueño.
  10. En este novedoso escenario, marcado por el COVID-19, conviene que todos participemos de la catequesis y estemos en estrecha comunicación, parrocos, catequistas y padres. El medio más oportuno para este contacto serán los grupos de whassap que cada catequista hará con los padres de sus respetivos niños.
Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario