Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
     

Si cabe, podemos afirmar que este año, más que nunca, los oficios litúrgicos de Semana Santa han sido un verdadero gozo espiritual. La comunidad parroquial reunida llenaba el templo parroquial, además de las sillas que se añadieron y las personas que tuvieron que estar en pie. El Jueves Santo y el Sábado Santo los presidía don Julián y el Viernes Santo don Alberto, acompañados del equipo de acólitos parroquial.

Destacamos el momento del lavatorio, donde 4 adultos del grupo Delta que vienen del curso Alpha; y 8 jóvenes que participan los fines de semana del Alpha joven; todos, sujetos activos de la pastoral de Nueva Evangelización cumplieron su papel de apóstoles en esta jornada tan especial del Jueves Santo. Al finalizar la celebración otros jóvenes parroquiales del grupo Alpha Juvenil portaban el palio acompañando al Señor Eucarístizado. Este día término con otras 24 horas con el Señor por la que fueron pasando los distintos grupos de la Parroquia, y las Hermandades de Pasión y de Gloria.

 El Viernes Santo la celebración se centró en la adoración a la cruz.  Este año la cruz iba acompañada  por la luz de un cañón de luz, unos jóvenes portaban la imagen del Crucificado del retablo de las Angustias. Imagen que fue venerada por el pueblo y que luego permaneció toda tarde en adoración solemne.

Y el Sábado Santo fue la gran noche de la Resurrección; la noche de las noches; las fiestas de las fiestas. De nuevo el Templo parroquial se volvía a llenar de fieles para vivir este momento tan importante de nuestra Fe. El fuego, la Palabra y el agua fueron los elementos que configuraron el devenir de la celebración, en ella,  Marco recibía esta noche su santo bautismo.  Y una gran chocolatada en los salones parroquiales firmo la fiesta de la alegría, de la resurrección de nuestro Señor Jesús.

La comunidad parroquial agradece la labor callada del grupo de Liturgia que posibilitó el desarrollo de las celebraciones y del Coro Jubilar y Orquesta Jubilar que durante el triduo santo hicieron vibrar el templo con sus cantos e instrumentos. A Rafael Garrigos que preparó el espléndido Monumento sacerdotal y eucarístico que con delicadeza belleza elaboró. A Mercedes con la flores  y a todas las hermandades que han prestado algunos de sus bienes para el Monumento y a todas aquellas personas que han dado un donativo para las flores. Gracias a todos por vuestra colaboración y vuestro sentírse comunidad parroquial.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario