Un bonito recuerdo de la “Noche de ermitas”. Aquí tienes un resumen fotográfico  realizado por Sagrario Fernández-Caballero. El primer lugar en visitar fue la  Ermita de la Asunción de Ntra. Sra. (Labradora). Gracias a la colaboración artística de José Antonio Morena Rey de Almodóvar, músico violinista que nos adentró en la música barroca del siglo XVIII y a Jose Fernandez-Caballero, que vestido de época, hizo una gran interpretación recordando la historia de Herencia. Gracias a las hermandades de Jesús de Medinaceli y de Jesús Nazareno por todo el trabajo realizado en decorar la ermita en aquella época

La segunda parada estaba en el Convento de la Merced, donde un grupo de jóvenes nos hizo sentir la esclavitud de hoy, sobre todo en la juventud, y como hoy la familia mercedaria como en su Tiempo San Pedro Nolasco, sigue sacando a muchos jóvenes de la esclavitud. Gracias a Epi Mora que preparó todo el acto, a los jóvenes que colaboraron y a los Padres Mercedarios.

La tercera parada en la ermita del Cristo de la Misericordia; de nuevo a través del monólogo de Manolo, se nos llevó a la historia del Cristo Marinero. Emoción y sentimientos al escuchar la historia de la túnica mojada y del Cristo salvador. Damos las gracias a Manolo y a la Agrupación Musical Santa Cecilia que con su música nos ayudó a adentrarnos en el misterio de la misión evangelizadora que nace del bautismo. Gracias a la hermandad del Cristo por preparar la ermita con esos motivos tan cercanos y ayudarnos a acércanos a la imagen de Cristo.

Cuarta parada en la ermita de San Bartolomé bellamente decorada para el evento. En las hornacinas Ángel Fontecha y María representaban a San Bartolomé y a Santa Gema y en ese dialogo de amistad y santidad se nos recordaba la vida eterna y la llamada a ser santos. La alegría la puso jóvenes del Coro de Alcázar de San Juan y algunos que vinieron de Campo de Criptana, entre ellos dos sacerdotes Jaime y Jose Felipe, que también los acompañaron, todos ellos vestidos de santos que gozan de la eternidad. Un gran mensaje para el hombre de hoy, dado con alegría y humor. Muchas gracias a todos vosotros que vinisteis de fuera y a la hermandad del Santo que preparó la ermita para que todos disfrutáramos de ella

Por último, era la Parroquia de la Inmaculada Concepción quien recibía a los grupos. Don Oscar Casas fue el encargado de dirigir este auto sacramental titulado “La mujer y el dragón”. Una bella narración del texto del libro del Apocalipsis que fue introducido por un numeroso grupo de niñas y niñas Scouts vestidos de blanco con una luz entres sus manos y sus monitores que representaron a la Virgen, al demonio, al Arcángel… y que todo junto hizo que la Parroquia vibrará con el cuadro de nuestra Patrona. El Coro Jubilar interpretó una melodía renacentista mariana, cerrando el acto.

Queremos agradecer al Movimiento Scout su trabajo para este evento, y a los padres de los scouts que, desde primera hora de la tarde, estaban adornando el entorno parroquial así como a los animadores de fe de los jóvenes que posibilitaron toda la estructura de este acto.

Comentarios
  1. admin 26 agosto, 2014 11:20 am Responder

    Una impresionante noche de buena organización, de memoria historica y de llamada a la santidad y la vivencia de la fe. Gracias a todos los que hicisteis posible este sueño.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario