Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
     
18. enero, 2014Noticias Sin comentarios

ENTREVISTA A JESUS SIMON, RESPONSABLE  DE LA COMUNIDAD SEGLAR CARMELITA DE HERENCIA. Entrevista de Javier Fernandez-Caballero

Jesus simon

Desde hace unos años contamos en nuestra Parroquia con la Comunidad de la Orden Tercera Carmelita que el próximo 22 de febrero vivirá un gran evento en su existencia como realidad creyente y de fe en medio de nosotros. Hablamos con Jesús Simón que forma parte del equipo directivo nacional de la Orden Carmelita, aunque tiene fijada su residencia en Madrid, pertenece a la Comunidad de Herencia, con la que convive todos los meses en su encuentro mensual…

Jesús, en primer lugar, quizás vuestra comunidad sea algo desconocida en el ámbito de fe de nuestro pueblo. ¿Cuéntanos cómo surgió y cuándo?

Nuestra historia arranca en el verano de 1997 cuando por casualidades de la vida (si en estas cosas puede haber casualidades), un grupo de amigos (unos casados, otros solteros; unos ya en la madurez, otros en plena juventud)  coincidimos a la vez leyendo el Libro de la Vida de Santa Teresa de Jesús. Éramos un grupo que, de una u otra forma, siempre habíamos estado moviéndonos en ambientes de la Parroquia: unos colaborábamos en las campañas contra el hambre o en grupos de oración, otros eran o habían sido catequistas, otros formaban parte del coro de la Parroquia o del Convento, algunos habíamos hecho los “Cursillos de Cristiandad”; pero nuestras vidas transcurrían sin más compromisos que ésos, quizá un tanto anodinas en cuestiones de fe.

Fue, como digo, la coincidencia en la lectura de Santa Teresa de Jesús y de su Libro de la Vida lo que nos removió y despertó en nosotros sentimientos que estaban latentes. Cuando lo pusimos en común nos sorprendió el hecho de haber coincidido de esa manera y, mucho más, el que todos hubiéramos quedado impresionados por el testimonio de vida de Santa Teresa. Sentimos que algo, dentro de nosotros, nos estaba llamando y decidimos indagar si era posible vivir el carisma y el estilo de vida teresiano en nuestro entorno de seglares.

Así conocimos la Orden del Carmelo Descalzo Seglar (OCDS) y, ya en la primavera de 1998 supimos que celebraban un acto en Toledo. Allí fuimos y pudimos hablar con el que en aquel momento era el Padre Provincial de la Orden, P. Francisco Brandlë, al que expusimos nuestro interés por conocer más a fondo la Orden Seglar. Nuestra sorpresa fue que, en noviembre de aquel mismo año recibimos la llamada del propio Padre Francisco Brandlë mostrándonos su interés por hacernos una visita en el pueblo y conocer el grupo. La visita tuvo lugar, efectivamente, y pudieron conocer a todos los que estábamos interesados en el Carmelo Seglar, invitándonos ellos, por su parte, a conocer más a la Orden. Así fue como, a principios de diciembre de 1998 pasamos unos días en el convento de los PP. Carmelitas de Toledo donde pudimos experimentar la vida carmelitana más de cerca.

De aquella experiencia volvimos rebosantes de ilusión con la idea de crear en nuestro querido pueblo una Comunidad del Carmelo Descalzo Seglar. Cómo aquí no había convento de la Orden, los Padres Carmelitas de Toledo se ofrecieron para ser nuestro apoyo en aquellos principios y desde ese momento fuimos reconocidos como una Comunidad más del Carmelo Descalzo Seglar, aunque canónicamente no lo fuéramos. También encontramos mucho apoyo en las MM. Carmelitas Descalzas del Convento de la Paz de Daimiel, que desde casi el principio han ido siguiendo nuestros pasos y con las que mantenemos encuentros frecuentes.

Así pues, puede decirse que nuestra Comunidad lleva caminando desde aquel mes de noviembre de 1998, es decir, ya más de 15 años.

En  la actualidad, ¿con cuántos miembros cuenta? ¿Qué actividades lleváis a cabo en la vida parroquial de Herencia?

En la actualidad formamos la Comunidad 8 miembros y hay otros 3 que han manifestado su interés por conocer nuestro carisma y están en fase de acercamiento a la Orden con vistas a ingresar en la misma si así lo deciden ellos en su momento y la Orden muestra su conformidad.

En la vida parroquial, como Comunidad, formamos parte del Consejo Parroquial; a nivel individual, algunos de nuestros miembros han sido catequistas, otros, actualmente, están integrados en el grupo de Liturgia. Mensualmente llevamos a cabo una hora de oración teresiana en el convento de los PP. Mercedarios, los primeros sábados de cada mes. También colaboramos, en la medida de nuestras posibilidades en las campañas de Cáritas y Manos Unidas (sobre todo la campaña contra el hambre) y en la celebración de la Semana Santa a través de las distintas hermandades a las que pertenecen los miembros de la Orden. Anualmente celebramos en la Parroquia los quinarios de Nuestra Señora del Carmen y de Santa Teresa, así como una celebración conmemorativa de nuestro Padre Fundador, San Juan de la Cruz, cuando ello es posible.

 ¿Qué actividades realiza periódicamente la comunidad?

Con una periodicidad mensual la Comunidad se reúne con su Padre Asistente; generalmente dicha reunión la celebramos los cuartos sábados de cada mes y en ella tratamos los temas de formación que desde el centro de la Orden se nos proponen para cada curso. Actualmente estamos siguiendo un ciclo de formación de 5 años en preparación del Quinto Centenario del nacimiento de nuestra Madre Fundadora, Santa Teresa de Jesús, en el que hemos ido viendo curso a curso, sus obras (El Libro de la Vida, Camino de Perfección, Las Fundaciones, Las Moradas y en el presente curso, su Epistolario y las obras menores –Cuentas de Conciencia, Exclamaciones, Poesías, etc.–).

Fuera de esta reunión mensual, la Comunidad también se reúne periódicamente para tratar temas de formación humana y cristiana, así como para hacer oración en común o simplemente para tener trato de  unos con otros, conocernos mejor como personas y poder animarnos en el seguimiento de nuestro carisma carmelitano.

También, como he indicado antes, celebramos una hora de oración teresiana los primeros sábados de cada mes en el convento de los PP. Mercedarios.

Anualmente, además, realizamos al menos un curso de formación carmelitana abierto a todos los miembros de la Orden Seglar en régimen de convivencia durante 3 días. Cada año, el tema del curso es propuesto por el centro de formación de la Orden y es impartido por algún especialista de la propia Orden o ajeno a la misma.

En este sentido, ¿cuáles son, en primer lugar, los fines que se propone dentro de la Iglesia? y ¿cuáles son los fines que se propone para con la sociedad?

Dentro de la Iglesia, la Comunidad del Carmelo Seglar de Herencia se propone dar a conocer el carisma del Carmelo Teresiano que consiste en otorgar especial relevancia e importancia a la oración como núcleo alrededor del cual poder construir una vida auténticamente cristiana de seguimiento de Jesús. Queremos ser testimonio vivo de la experiencia profunda de la misericordia de Dios.

Estos mismos deseos son los que queremos llevar a la sociedad en la que estamos inmersos: proponemos otro estilo de ver la vida, más pausado, más sereno, más confiado en la infinita misericordia de Dios, más unido a su voluntad a través de un diálogo sincero y constante con él. Queremos que la sociedad comprenda que orar no es algo raro o inalcanzable, que simplemente consiste en hablar de amistad, estando muchas veces a solas con quien sabemos nos ama. Queremos hacer a Dios cercano y entendible; quitar esa imagen de juez severo y aguafiestas que le han puesto y darle la que verdaderamente tiene, la del amigo que está a nuestro lado en todo momento y con el que podemos hablar con toda confianza cuando queramos.

La base de la comunidad cristiana, cualquiera que sea,  es su formación, ¿cuál es el proyecto formacional que lleváis a cabo?

Para cualquier miembro de la gran familia carmelitana la formación es parte esencial de su vocación. “Gran cosa es tener letras” decía Santa Teresa;  ella misma era muy amiga de tratar siempre que gente versada y de formación, y así quería que fuesen sus hijas e hijos (sus monjas y frailes); por eso, la Orden concede tanta importancia a la formación.

Como antes he indicado seguimos un triple camino formativo: la formación humana, la cristiana y la específicamente carmelitana. En la formación humana hemos tratado temas de filosofía, historia e incluso sicología que nos ayudan a comprender el cómo y el porqué de la reforma teresiana y, a la vez, nos dan pautas para que nuestro trato meramente humano sea mejor (solidaridad, comprensión, tolerancia, etc.). En la formación cristiana nos hemos centrado en el fundamento, en la esencia: el evangelio y la fe; así hemos estudiado los distintos evangelios y hemos ido viendo el Catecismo de la Iglesia Católica.

Finalmente, en cuanto a la formación específicamente carmelitana, tratamos de centrarnos en las figuras más importantes del Carmelo: Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Santa Teresa del Niño Jesús, Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), Santa Teresa de los Andes, la Beata Sor Isabel de la Trinidad, etc. estudiando su obra, su vida, y su aportación a la espiritualidad carmelitana y a la de la  Iglesia en general.

Supongo que los santos carmelitas y sus obras en la historia serán vuestro espejo como fuentes de inspiración para la formación. Dime, ¿cuál de ellos cala especialmente en la comunidad herenciana? ¿Cuáles habéis estudiado con profundidad en vuestra experiencia de fe en nuestro pueblo?

Cuando se habla del Carmelo Descalzo hay que mencionar casi inmediatamente a Santa Teresa de Jesús. Su ejemplo, su vida y su obra han sido nuestro espejo. Por ella llegamos al Carmelo y gracias a ella y a su fuerza vital, que sigue estando presente y es plenamente actual cinco siglos después de su nacimiento, seguimos con ilusión y firmeza queriendo transitar por el camino que nos dejó marcado.

Ella es siempre la que abre las puertas del castillo; pero, una vez dentro, hay muchas estancias, es decir, hay muchas otras formas de ver y de vivir el carisma que ella introdujo en la Iglesia. El primero de todos, tras la Santa Fundadora, es San Juan de la Cruz; después Santa Teresa del Niño Jesús, tras ella, la Beata Sor Isabel de la Trinidad, a continuación Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), después Santa Teresa de los Andes, sin dejar de mencionar a Santa Maravillas de Jesús, al Beato Francisco Palau y Quer, la Beata María Luisa del Sagrario de San Luis Gonzaga, y la primera beata de la Orden Seglar,  Josefa Naval. Si a todos estos sumamos los innumerables mártires que ha dado la Orden a lo largo de su historia nos podremos hacer una idea de la increíble riqueza de matices que habita en el castillo del Carmelo.

De todos ellos ha quedado rastro de una u otra forma en nuestra Comunidad, pero, sin duda, son Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz los que más nos han influido y a los que más en profundidad hemos estudiado.

El próximo 18 de enero será un día especial para vosotros porque un nuevo miembro de su comunidad hará público sus votos. En primer lugar y ya que muchos lectores no conocen exactamente en qué consiste este ritual, ¿qué votos son los que promete un laico y qué estilo de vida elige cuando se entrega a Dios de esta forma?

La incorporación al Carmelo Descalzo Seglar pasa por diversas fases de formación y discernimiento de espíritu.

En un primer momento, quien se siente atraído e interesado por el carisma de Santa Teresa puede acercarse a la Orden para conocer su estilo de vida y su espiritualidad. Este proceso durará como mínimo 6 meses (normalmente dura un año) pero puede alargarse por razones graves. Transcurrido este tiempo de toma de contacto, si el candidato lo desea y la Comunidad lo aprueba se solicita su admisión a la Orden; esto es lo que conocemos como Rito de Admisión, el candidato admitido pasa a formar parte de la Comunidad en la que se integra a todos los efectos, salvo las excepciones que se establecen  para ellos en los Estatutos de la Orden, y recibe su primer Escapulario de la Orden.

Una vez admitido a la Orden, el interesado entra en un periodo de formación de 2 años, al cabo de los cuales, si todo ha ido satisfactoriamente, podrá solicitar a la Orden y a la Comunidad su admisión a la Primera Promesa (o Promesa Temporal). Este es el rito que celebraremos el próximo sábado 18 de enero, en el que nuestro hermano Jesús Dorado hará sus primeras promesas.

Con la Primera Promesa o Promesa Temporal el carmelita seglar entra a formar parte plenamente de la Comunidad del Carmelo Descalzo Seglar, sin ningún tipo de restricción. Al realizar sus promesas (que no votos, aunque habitualmente se hable de ambos indistintamente), el carmelita está asumiendo ante los Superiores de la Orden y ante su Comunidad el compromiso y estilo de vida del Carmelo Descalzo Seglar que se sustancia en el seguimiento de Jesús según los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia.

Así pues, el laico carmelita descalzo hace sus promesas de pobreza, castidad y obediencia, ante los Superiores de la Orden y ante su Comunidad, y éstos serán los testigos de lo que promete; en esto se distinguen las promesas de los votos, puesto que en éstos últimos ante quién se promete y a quién se pone por testigo de lo prometido es a Dios mismo. Además, al ser promesas temporales su duración es limitada en el tiempo (3 años) y es en esto sólo en lo que se distinguen las Primeras Promesas o Promesas Temporales de las Promesas Definitivas, que constituyen el último paso en el proceso de integración del laico carmelita en la Orden.

¿En qué consiste exactamente la celebración que podrá vivir la Parroquia ese sábado?

Se trata de una ceremonia especial que se debe hacer dentro de la celebración eucarística, en presencia del Consejo Local (que es el órgano de gobierno de la Comunidad Local), de los demás miembros de la Comunidad, del Superior Provincial (que debe presidir la celebración), del P. Delegado Provincial para el Carmelo Seglar,  del P. Asistente de la Comunidad y de todo el pueblo cristiano que desee asistir.

En un rito específico, que suele incluirse después de la homilía, el carmelita seglar individualmente formulará su Promesa Temporal, según el ritual establecido, en presencia del Superior Provincial y luego la firmará por triplicado, firmando, a continuación, el Presidente de la Comunidad, el Encargado de la Formación, el Superior Provincial y el P. Asistente. Inmediatamente después, el nuevo profeso cambiará su escapulario de cinta blanca por el escapulario de cinta bicolor (blanco y marrón) que será ya el que le acompañe el resto de su vida dentro de la Orden.

Después de este rito se continúa con la celebración eucarística normal. Se suele concluir con unas palabras de agradecimiento del nuevo profeso.

Y un mes más tarde, el 22 de febrero,  daréis un paso muy importante en nuestra vida comunitaria porque se hará público del Decreto de creación de la Comunidad Carmelita seglar de Herencia. ¿Qué significa este momento para la comunidad herenciana? ¿Cuánto tiempo llevabais luchando por conseguir una declaración oficial sobre vuestra comunidad local?

Ese momento significa para nosotros el fin de un camino de iniciación que ha durado más de 15 años y el comienzo de otro camino más comprometido en el seguimiento de Jesús bajo el carisma de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Significa el reconocimiento de lo que llevamos hecho hasta aquí, el asentimiento de la Iglesia a la labor realizada durante todos estos años y su apoyo para lo que nos queda por hacer. En resumen: es llegar a una meta para comenzar una nueva carrera.

La perseverancia ha dado su fruto. Con este reconocimiento canónico la Comunidad del Carmelo Descalzo Seglar de San José de Herencia quedará establecida de forma perenne, desligada de los avatares personales de sus miembros, para ser casa de todos aquellos que en el futuro quieran regir su vida y su espiritualidad según el carisma de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

Para terminar, queda solamente un año para vivir un acontecimiento excepcional no sólo dentro de la orden, sino dentro de la Iglesia. La que muchos consideran como “la santa de la historia” celebra el centenario de su muerte, ¿qué actos se llevarán a cabo en nuestra Parroquia para celebrar a Santa Teresa de Jesús en 2015? ¿Cómo hacer llegar a la sociedad que el espíritu teresiano es algo más que un puñado de libros excepcionales?

Como bien dices, Santa Teresa de Jesús es la santa de la historia, una de las más populares en España precisamente porque se la considera una santa cercana, del pueblo. Por eso, el Quinto Centenario de su nacimiento no es sólo motivo de celebración para la Orden Carmelita sino para toda la Iglesia.

Nuestra intención es hacer partícipe a toda la Comunidad Parroquial de Herencia de esta gran alegría, para que vean que nuestra Santa Fundadora sigue siendo plenamente actual. Para ello tenemos pensado realizar charlas coloquio, oraciones, encuentros, exposiciones, exhibición de películas, etc.

Sin ir más lejos, el próximo 11 de enero y hasta el 24 está previsto montar una exposición sobre la vida y obra de Santa Teresa para todos aquellos que quieran acercarse a su figura.

La verdad es que, a veces, parece que la Providencia trabaja por nosotros más de lo que podemos imaginar y digo esto porque es un motivo más de alegría el que hayan coincidido estos actos tan importantes para nosotros en el año del jubileo por el 300º aniversario de la fundación de nuestra Parroquia de la Inmaculada de Herencia y todo lo que ello supone. Este es un motivo más para el gozo de nuestra Comunidad Carmelitana porque comparte con toda la Iglesia, en la que está integrada y para la que siempre ha trabajado, este tiempo de alegría, esperanza y fe.

¿Un deseo para ese año, para 2015?

En el año en que se cumplen el 500º aniversario del nacimiento de Santa Teresa creo que lo que más nos gustaría es que ella, con su carisma y su espiritualidad estuviera muy presente en el seno de la Iglesia y que todos los proyectos e intenciones de nuestro Papa Francisco se vieran cumplidos.

No quisiera terminar, sin embargo, sin agradecer a la Parroquia la posibilidad que nos ha brindado a través de esta entrevista de ser más conocidos en nuestro pueblo. Ojalá sirvan estas líneas para remover conciencias y que surja el interés por conocer la vida y obra de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz. Muchas gracias.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario