Desde el comienzo de la pandemia, a las 9 de la noche, y cada noche, las campanas de la Torre Parroquial han tocado a tránsito en señal de luto y para convocar a la oración a las familias, por los fallecidos en el día y desde el comienzo de la pandemia originada por el SARS-Cov-2 (COVID-19).  Así, en muchos hogares de Herencia  han salido a sus terrazas o se an asomado a las ventanas para realizar una oración en recuerdo a los fallecidos. Testimonio de ellos, lo podemos ver en el Facebook parroquial. Un gesto que llamaba a la oración por aquellos que nos habían dejado. Las campanas dejaron de tocar el pasado 18 de mayo, con el paso de fase de emergencia. A partir de ese día el templo parroquial se volvió a abrir, después de 62 días de estar cerrado, para reanudarse las eucaristías en las que se está celebrando el funeral por todas aquellas personas que murieron en tiempo de pandemia y que no pudieron recibirlo.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario