Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
     
10. noviembre, 2016Noticias Sin comentarios

El pasado domingo, 30 de octubre, con gozo y expectación se recibió en nuestra comunidad parroquial a Don Gerardo Melgar Viciosa, obispo Prior de la Diócesis de Ciudad Real desde el pasado mes de mayo. Don Gerardo fue invitado a la convivencia parroquial que cada año,  al comenzar curso,  reúne a los agentes de pastoral y miembros de las hermandades para formarse y sentirse comunidad. El obispo, que compartió el almuerzo con los sacerdotes de la parroquia y los seminaristas de pastoral, comenzó su conferencia a las 4 y media de la tarde en una de las salas de la Casa de Oración. Ochenta personas de los distintos grupos parroquiales participaron en este encuentro que trató el tema de la “Parroquia en clave misionera según el documento del Papa Francisco Evangelii Gaudim”. Interesante charla que provoco un diálogo entre los asistentes y el obispo aclarando términos y cuestiones que salieron a lo largo de la tarde. Después de tomar un pequeño refrigerio en la casa de oración se dejó un tiempo para llegar a la Parroquia donde se celebraría la eucaristía final del  encuentro pastoral.

La ceremonia contó con unos momentos de gran emotividad ya que se preparó siguiendo las pautas que manda el ritual litúrgico para la primera vez que el obispo celebra en una parroquia;  estos signos litúrgicos fueron por una parte  los sacerdotes concelebrantes ( Don Julián, Don Oscar, Don Amós y el Padre Jose, superior mercedario)  salieron a recibir a Don Gerardo a la puerta de la Parroquia donde besó la cruz gruía y se santiguo con el hisopo del agua bendita. Después en procesión  marcho a la capilla del Sagrario para rezar ante el Señor, mientras  el coro jubilar cantaba “tú eres Pedro”. Después de marchar a la sacristía y revestirse, Don Gerardo  comenzó la celebración incensando el altar e invocando el perdón del Señor a nuestros pecados.

Don Gerardo siguió hablando en la homilía sobre el papel evangelizador de la familia y de cada uno de los bautizados; tomo como modelo la figura de Zaqueo a quien el Señor miró y llamó para entrar en su casa. La misa terminó con el canto de la Salve a los pies de la Inmaculada Concepción. El templo parroquial se llenó de fieles que despidieron al Obispo con un fuerte y prolongado aplauso, entre los asistentes estaban el alcalde y un grupo de concejales que pasaron a saludarlo.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario