La celebración del Miércoles de Ceniza, este 14 de febrero, se llenó la Parroquia para comenzar la Cuaresma. Don Julián Martín, que presidió la Eucaristía, animó a todos los fieles a renovar su vida esta Cuaresma. En su homilía recordó que la oración, la vivencia del amor a Dios y a los hermanos, el ayuno y la limosna para ayudar y socorrer a los más necesitados de la sociedad pueden ser parte esencial para este tiempo cuaresmal: a lo que recordó que cuaresma más que un tiempo es una actitud de vida para acercarse más a Dios y reconciliarse con él y los hermanos.        Al concluir su homilía, se bendijo la ceniza  que después fue impuesta a los fieles asistentes. El Coro jubilar acompañó con sus cantos y música esta solemne celebración.

En la mañana, tanto Don Teófilo  como don Julián asistieron a los ancianos de las residencias de San Francisco de Asís y de Nuestra Señora de la Merced, respectivamente, para imponerles la ceniza en el inicio de la Cuaresma, de la que ellos, como personas mayores, también tienen que participar. Por la tarde, a primera hora, un numerosísimo grupo de niños y madres asistieron a la celebración que se realizó en la Parroquia pensando en ellos, en los más pequeños, principalmente, don Alberto y Don Julián impusieron la ceniza a los pequeños y muchos padres que los acompañaron.

Comentarios

No se puede comentar.

Nombre:
E-mail:
URL:
Comentarios:
 Añadir comentario